HOME
CUATRO VECES GANADOR DEL EAST AFRICAN SAFARI 1963-1966-1967-1968 & TRES VECES ELEGIDO EL AUTO MÁS FUERTE DEL MUNDO 1966-1967-1968
PEUGEOT 404
EXPERIENCIA DE MANEJO: EL PEUGEOT 404
Por J. A. Aldasoro ©Motor Clásico 132, enero de 1999

__________ * __________

La berlina probada por Motor Clįsico

En el Peugeot 404 se conjugaron la sobriedad característica de los coches populares europeos de la época y el elegante diseño de pininfarina. Además, una mecánica fiable, una fácil conducción y a un gasto equilibrado, determinaron un éxito indiscutible, siendo uno de los turismos de su clase más deseados de su época. Sin embargo, el Peugeot 404 vino a situarse en el mismo escalón que el 403. No era, por lo tanto, más que un coche medio destinado a la familia "tipo" francesa.
Para acompañar al Dossier sobre Peugeot 404, hemos podido contar en esta ocasión, con una berlina y un cabriolet, ambos alimentados por carburador. El primero es un 404 Gran Turismo modelo de 1964, aunque matriculado a finales de 1963, poco después de su presentación en el Salón de París. El segundo, es un cabriolet de 1965, aunque con placas de 1976.
Empezamos con el Gran Turismo de 1964, que incorporaba ese mismo año algunas innovaciones como los parachoques con topes de goma. En términos generales, se trata de un vehículo con una imagen de turismo sobrio, eficaz y fiable. El suave, aunque enérgico ronroneo del motor, y el confortable interior, nos invitan a rodar con él kilómetros sin descanso. Eso sí, con una conducción tranquila y a una velocidad sostenida que no tiene porqué exceder de 100/110 km/h, a ser posible por buen asfalto y sin muchas curvas, pues en terreno virado hay que extremar la atención. Es un excelente rutero y su verdadera vocación siempre han sido las carreteras nacionales de buen firme. no obstante, se comporta muy bien en todos los terrenos, tiene potencia de sobra y una buena progresión, gracias a que el par motor se alcanza a solamente 2.250 revoluciones por minuto. Los frenos de tambor también resultan bastante efectivos, aunque conviene no apurarlos mucho. En definitiva, un verdadero coche familiar de gran éxito no sólo en su país de origen, sino en todo el mundo.
Cuando nos disponemos a entrar en los coches para efectuar la prueba, lo primero que nos llama la atención, sobre todo en la berlina, es la comodidad de los asientos y la acogedora tapicería, que nos invitan a arrancar el motor y emprender la marcha. Destaca, además, por unas líneas bastante agradable, en la que se aprecia una mayor mesura en las proporciones que en otras obras de Pininfarina, sobre todo para la industria británica (como en el Austin Cambridge o el Morris Oxford). Por otra parte, los colectores de admisión y de escape están rediseñados para adaptarse a la inclinación de 45° del motor, lo que permite reducir ligeramente el tamaño del capó; este ángulo motiva también un desplazamiento del radiador hacia la derecha.
En marcha hay que familiarizarse con el cambio, con la palanca en el volante. En general se engranan bien salvo, en ocasiones, la marcha atrás. En seguida, nada más arrancar, comienza a sentirse un ligero zumbido de tono metálico, metemos la primera y comenzamos a avanzar con el coche. Paramos en una gasolinera con el objeto de repostar. Para acceder al tapón del depósito de combustible hay que abrir la placa de la matrícula trasera. De todas formas, tiene un consumo bastante equilibrado si circulamos de una manera contenida y sin sobresaltos, aunque por lo menos es un litro superior que en las versiones con inyección Kugelfischer. Coche cómodo y rápido; recorrimos unos veinte kilómetros por una carretera ancha y bien asfaltada hasta llegar al lugar escogido para efectuar la sesión fotográfica. Rodando a una velocidad de 100/120 km/h, el comportamiento del vehículo fue magnífico en todo momento. Luego, ya por carreteras secundarias pobladas de curvas, se nota un excesivo balanceo que no influye en la buena estabilidad y dominio del coche. Elegante en su línea, sobrio en su concepción, de fácil manejo y de gran fiabilidad mecánica; no resulta extraño que el 404 conquistara los cinco continentes y llegaran a rodar por ellos casi tres millones de unidades.
En cuanto al cabriolet, se trata de un modelo alimentado por carburador, aunque este sistema coexistió casi desde su inicio con la versión de inyección. A pesar de ser un ejemplar de 1965, puede llamar la atención por los faros antiniebla integrados en la calandra, una novedad presentada en el salón de París de 1966, pero parece ser que hubo algunas unidades anteriores a esa fecha que ya los montaban de esa forma. Así, en la Guide Peugeot 1948-1970, de Daniel Puiboube, aparece la fotografía de uno de similares características, fechada por la propia Peugeot en 1964. Los frenos son de tambor con servofreno asistido por Hydrovac. Este sistema venía acompañado de nuevos tambores con mejor evacuación de aire, además de llantas agujereadas que ayudaban a una mayor ventilación. Destacan por su gran precisión a la hora de detener el vehículo; un ligero toque en el pedal bloquea inmediatamente las ruedas.

Cabriolet 404 probado
FICHA TÉCNICA DEL TEST
Modelo
Peugeot 404 Gran Turismo de 1964
Peugeot 404 Cabriolet Carburador de 1965
Motor
Tipo
4 cilindros en línea, refrigerado por agua.
Posición
Delantera longitudinal, inclinado 45° a la derecha.
Diámetro x carrera
84 x 73 mm.
Cilindrada
1.618 cc.
Relación de compresión
7,4:1
7,6:1
Distribución
Válvulas en cabeza con balancines.
Alimentación
Carburador Solex 32 PBICA
Carburador Solex 34 PBICA
Potencia
72 CV SAE a 5.400 rpm
76 CV SAE a 5.500 rpm
Par máximo
13 mkg a 2.250 rpm.
Transmisión
Propulsión
Trasera.
Cambio
Manual de cuatro velocidades y marcha atrás, sincronizadas.
Desarrollos
7,8 kph en 1°, 13,1 kph en 2°, 20,1 kph en 3° y 28,4 kph en 4° a 1.000 rpm.
Embrague
Monodisco en seco.
Bastidor
Estructura
Carrocería monocasco autoportante.
Suspensión delantera
McPherson, con muelles helicoidales y amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera
Eje rígido suspendido por muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora.
Frenos
De tambor en las cuatro ruedas, con mando hidráulico
De tambor en las cuatro ruedas asistido por Hydrovac, con circuito hidráulico
Dirección
De cremallera.
Ruedas
De chapa.
Neumáticos
Diagonales, en medida 165x380.
Carrocería
Diseño
Berlina, obra de Pininfarina
Cabriolet, obra de Pininfarina
Plazas
5/6
4
Batalla
2.650 mm.
Vías del/tras
1.340/1.280 mm
1.345/1.280 mm
Largo
4.420 mm
4.492 mm
Ancho
1.625 mm
1.680 mm
Alto
1.450 mm
1.300 mm
Depósito de combustible
50 litros.
Peso en vacío
1.060 kg  
1.080 kg
Prestaciones
Velocidad máxima
142 kph
153 kph
Consumo medio
10 lit/100 km
10-11 lit/100 km
Fabricación
Presentación
Mayo de 1960
Octubre de 1961
Época de fabricación
1960-1975 para el mercado francés; hasta 1978 para la exportación
1962-1969
Ejemplares construidos
2.885.377 total 404 todos los modelos. 1.672.395 berlinas
10.389 cabriolet -3.014 carburador
Precio
10.150 FF en 1964
17.750 FF en 1966